Un estudio de la Deakin University en Melbourne (Australia) revela que aquellas personas con consumen dietas menos saludables muestran una parte del hipocampo cerebral más pequeña que aquellas otras que añadían a su menú diario alimentos ricos en nutrientes. Esta zona es la encargada del aprendizaje, la memoria y la salud mental.

Es más, se dice que las vitaminas del complejo B, especialmente la B1, la B6 y la B12, favorecen el sistema cognitivo y nervioso. Además del Omega 3, que copa el protagonismo en el plato si lo que queremos es que la masa gris vaya al 150%. De manera que el pescado sería uno de los mejores alimentos para que el cerebro funcione al 100%.

Y se recomienda el consumo diario de verduras de hoja verde, como acelgas, espinacas, lechuga o brócoli, porque aportan gran cantidad de hierro, que es uno de los nutrientes directamente relacionados con las funciones cerebrales y cognitivas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies