¿Qué comen los más listos?

Un estudio de la Deakin University en Melbourne (Australia) revela que aquellas personas con consumen dietas menos saludables muestran una parte del hipocampo cerebral más pequeña que aquellas otras que añadían a su menú diario alimentos ricos en nutrientes. Esta zona es la encargada del aprendizaje, la memoria y la salud mental.

Es más, se dice que las vitaminas del complejo B, especialmente la B1, la B6 y la B12, favorecen el sistema cognitivo y nervioso. Además del Omega 3, que copa el protagonismo en el plato si lo que queremos es que la masa gris vaya al 150%. De manera que el pescado sería uno de los mejores alimentos para que el cerebro funcione al 100%.

Y se recomienda el consumo diario de verduras de hoja verde, como acelgas, espinacas, lechuga o brócoli, porque aportan gran cantidad de hierro, que es uno de los nutrientes directamente relacionados con las funciones cerebrales y cognitivas.