Frutos secos y corazón, perfectos aliados, ¿por qué?

Comer frutos secos aporta beneficios muy saludables para el organismo. Y además establece las bases para una correcta salud cardiaca gracias a contener ácidos grasos insaturados y nutrientes. De manera que un puñadito de almendras, de nueces o de avellanas al día son excelentes para encotrarnos mucho mejor.

Se establece que las personas que comen frutos secos reducen el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL o malo) en su sangre, además de poder reducir el riesgo del desarrollo de coágulos sanguíneos. Son buenos en grasas Omega 3, aportan fibra, esteroles vegetales, ciertas vitaminas... hay que destacar que la Asociación Americana del Corazón recomienda comer cuatro raciones de frutos secos sin sal a la semana. En restaurant Roma tenemos algunos platos donde los frutos secos son bastante importantes.