queso, vino, dientes, salud bucal, restaurant roma

El vino y el queso, buenos para los dientes

El vino y el tinto podrían ser buenos para la salud bucodental. Aunque parezca que no tienen relación con ello parece que sí, puesto que según muestra un estudio llevado a cabo por investigadores del Centro Médico de la Universidad Johannes Gutenberg en Mainz (Alemania), es mejor no cepillarse los dientes de inmediato tras haber bebido vino si bien este estropea el esmalte de los dientes.

Los vinos blancos tienen un potencial erosivo sobre los dientes algo mayor que los tintos. Para evitar cepillarse los dientes de inmediato, hay otras soluciones, es decir, la combinación de vino con queso.

La razón es que el queso contiene mucho calcio, por lo que cuando se combina con la saliva neutraliza los efectos deletéreos del vino, ya sea blanco o tinto. En el estudio se ha determinado todo ello y se concluye que "la tradición de tomar diferentes tipos de quesos en el postre o en combinación con el vino podría tener un efecto beneficioso en la prevención de la erosión dental, pues los quesos contienen una alta concentración de calcio".

Ya vemos las ventajas de tomar queso con vino. Las propiedades buenas del vino, siempre con moderación, se unen, en este caso, con el calcio y con otros beneficios que tiene el queso para el organismo. Si bien ambos alimentos deben tomarse con moderación porque un consumo repetitivo podría no ser bueno para el organismo.

Desde Restaurant Roma recomendamos vivamente los platos con algo de queso, que si es del país mucho mejor y todo ello regado con vino. Unas dos copas es suficiente para saborear miles de sabores. ¡Prueba las catas de vino y queso, suelen ser bastante frecuentes!