bebidas energéticas, riesgos bebidas, bebidas, consejos, nutrición

Cuestionamos las bebidas energéticas, ¿Cuándo son peligrosas?

Las bebidas energéticas han sido cuestionadas muchas veces por lo que llevan y los efectos que pueden darnos en el cuerpo. Desde Restaurante Roma os queremos dar algunos datos sobre este tipo de bebidas. Ya hace algún tiempo que la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicaba un informe que señalaba que, al menos, un 30% de adultos, un 68% de adolescentes y un 18% de niños menores de diez años consumen bebidas energéticas.

Los principales riesgos, siempre dependiendo de la edad, la cantidad tomada y otras circunstancias de cada persona son que las bebidas energéticas pueden elevar las presión arterial a jóvenes sanos aumentando así el riesgo a padecer eventos cardiovasculares; asimismo se ha asociado con modificaciones de la conducta y alteraciones en las capacidades cognitivas en jóvenes que han ingerido grandes cantidades de estas bebidas.

Un nuevo estudio revela que las bebidas energéticas pueden ser malas para el corazón. Los resultados corroboran las investigaciones anteriores que encuentran una vinculación entre el abuso de estas bebidas y un cambio en la presión arterial. Los investigadores midieron el ritmo cardiaco de los sujetos y la presión arterial antes del consumo de las bebidas y cuatro veces durante las seis horas inmediatamente después. Los voluntarios que consumieron la bebida energética experimentaron un aumento estadísticamente significativo en un marcador de riesgo de alteraciones del ritmo cardiaco conocido como el intervalo QTc, además de un ligero aumento de la presión arterial; efectos que persistieron durante dos horas después del consumo de la bebida energética.
Y, aunque no existen evidencias, las bebidas energéticas se han asociado con muertes súbitas. En junio de 2014, el Centro de Ciencia para Interés Público, un grupo de defensa de la salud del consumidor, había recogido informes de 34 muertes que pueden haber estado vinculadas con las bebidas energéticas.